Buscar este blog

jueves, 31 de enero de 2013

Brasil está de luto
Rabia, indignación, impotencia...
 
  Imágenes extraídas de Google

  ...son las emociones que nos embargan en estos días luctuosos y tristes. Es natural sentirlas, si nos detenemos a pensar en el motivo que provocó el incendio en la Boite de Santa María (RS) y que se cobró casi 250 jóvenes vidas y decenas de heridos graves.
  Imprudencia de parte del grupo musical que actuaba en ese momento; falta de inspecciones por las autoridades municipales y el Cuerpo de Bomberos. ¿A quién en su sano juicio, se le puede ocurrir encender fuegos de artificio y/o bengalas, en un recinto cerrado, repleto de adornos y artículos inflamables altamente tóxicos? ¿Habrá que ser super inteligente, para darse cuenta de lo peligroso que son esas actitudes? Ya en un Estadio, el peligro es enorme, cuanto más en un espacio cerrado y atestado de jóvenes exaltados con la conmemoración que llevaban a cabo, y que prometía una diversión  sana y "segura".
  El Cuerpo de Bomberos ¿no tiene leyes que prohíben jugar con fuego en lugares públicos, nocturnos y cerrados? ¿Tenía que morir tanta juventud, para que  se tomaran medidas preventivas, como inspecciones más severas  y rigurosas medidas punitivas?
  Ya había pasado en Argentina pocos años atrás, donde murieron casi 200 personas, y por los mismos motivos. ¿El Cuerpo de Bomberos y las autoridades públicas, no lo sabían? ¿O pensaron que esa desgracia anunciada nunca podría pasarle a los gaúchos (léase gaúyos - originales de Rio Grande del Sur)?
 La Policía y la Justicia del Estado, están trabajando denodadamente, tratando de esclarecer el accidente y encontrar culpables. Pienso que los únicos culpables, son quiénes permitieron que un grupo musical jugara con fuego; los que no clausuraron un local nocturno que no había sido vistoreado - aunque el Jefe de Bomberos declaró a la Prensa que la solicitud había sido hecha, y que estaba en fila de espera -. Negligencia. Si estaba en fila de espera no podía estar funcionando. Los soldados del fuego trabajaron arduamente en la extinción del incendio y en el rescate de las víctimas. Cumplieron brillantemente con su deber, como siempre lo hacen. La falla estuvo en la parte burocrática, que le compete principalmente a la oficialidad de alto escalón.
  De cualquier forma, y aunque se podría haber evitado el lamentable accidente, tal vez no se deba enfatizar en buscar culpables, sino en asegurarse que nunca más vuelva a ocurrir. Que quede terminantemente prohibida la pirotecnia en Estadios y locales cerrados; que antes de abrir las puertas, una Boite o club bailable tenga todos los requisitos de seguridad en perfecto estado, y que los inspectores correspondientes hagan una vistoría previa a la apertura del recinto. Y por último, que en Brasil deje de ser parte de la idiosincracia, la falta de inspecciones en todos los sectores de la sociedad, el comercio, el turismo,  la industria y el medio ambiente
  Mis más sentidas condolencias a las familias de las víctimas; a nuestros hermanos gaúchos, y a Brasil.

   Walter E. Carena 
   Twitter: @wcarena     

No hay comentarios.:

Publicar un comentario