Buscar este blog

sábado, 8 de febrero de 2014

JUSTIN BIEBER: De cuando el éxito y la fama generan mediocridad moral y antipatía social. (+video)
 http://elpais.com/elpais/2014/01/30/gente/1391103709_735504.html
 
 El cantante estaba "emocionado, hablador, insultante, engreído" y usó palabrotas durante su arresto en Miami Beach.
__________________________________

http://www.infobae.com/2014/02/01/1540941-escandalosa-foto-justin-bieber-besando-el-pecho-una-stripper
__________________________________

___________________________________

    

Producto vivo del mercado artístico.

  A simple vista, nos parece que este joven canadiense es talentoso en su arte, pero antisocial, arrogante y venido a intocable, super-boy y provocador.
  Pero si nos detenemos a analisar las causas de su conducta social, encontramos que Justin no pasa de una víctima de quienes explotan el suceso indiscutible de su apariencia física y su trabajo artístico. Incluídos, junto con sus allegados personales, a las empresas de marqueting; discográficas; financieras; medios de comunicación; seguridad, y varios ects.
   No debe entenderse este post como una crítica a la fama y el éxito, propiamente dichos. Nos sobran ejemplos (por suerte, una amplísima mayoría) de las consecuencias positivas y altruístas de éstos. Es así, en todas las ramas culturales, sociales y políticas del árbol fama-éxito.
  Lamentablemente, no podemos sino ver un final nada feliz para este joven (ojalá me equivoque), siempre y cuando, quienes lo amen sinceramente decidan ayudarlo, confiando en la capacidad de profesionales de la Psicología, y el apoyo incondicional de su madre y parientes cercanos.
   La esperanza que nos queda como seres humanos que somos, es que más temprano que tarde, Justin Bieber deje de estar entrando y saliendo de Comisarías y Juzgados, como ha sido hasta ahora, para regocijo de seudo-periodistas sensacionalistas y medios visuales de bajo nivel, que le siguen los pasos minuto a minuto, para alimentar las cuentas bancarias de los dueños de esos medios, y asegurar un falso ego periodístico a quienes dan la cara, micrófono en mano. Me refiero expresamente a que vuelva a brillar en escenarios y medios, sin aptitudes que manchen su imagen y decepcionen a sus admiradores.


                  *                    *                    *
   
   Walter E. Carena
   Twitter: @wcarena

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario