Buscar este blog

domingo, 19 de julio de 2015

HOMOSEXUALIDAD - RELIGIÓN
Despues de ver la película, usted sabrá qué no debe hacer cuando un ser querido le confiesa que es homosexual.





  Para las personas que no están atadas a dogmas religiosos, la homosexualidad es tan normal como el celibato o la abtinencia sexual voluntaria. Lo que realmente hiere su sensibilidad emocional y moral, son las manifestaciones de orden exagerado y/o provocativas de la homosexualidad - como también lo son las de la heterosexualidad -, solo que a éstas, se las tolera porque son las más comunes (una amplia mayoría).
  Personalmente, creo que para combatir la homofobia - tan dañina para la sociedad - se debería incluir en la enseñanza secundaria, una materia que trate la homosexualidad y su comportamiento social. En las Paradas Gay, a nadie que no lo sea, le gusta ver hombres vestidos con lingery femenina y haciendo gestos obscenos para demostrar el orgullo gay; o a mujeres besándose en la boca, delante de todo el mundo de diferentes edades y tendencias sexuales.  
  Apuesto a que todos tenemos un pariente, amigo o conocido homosexual, que sabe comportarse y darse su lugar como tal, que si bien no es necesario ocultar o disimular su condición, logra ganarse nuestro cariño, confianza y admiración hacia su persona. No sucede lo mismo, con quienes pretenden toman el lugar de la mujer, vistiéndose, maquillándose y gesticulando como ella.
  Tal vez, si en la educación a partir de la adolescencia, se instruyera sobre esta premisa, la homosexualidad gozaría de más privilegios, tanto sociales como profesionales. Creo que debe ser un tema a tratar con más seriedad y compromiso profesional, por la Psicología y la Pedagogía.
  La homosexualidad, como la prostitución y la pornografía, no son un problema, ni una enfermedad. Sí lo son, quienes pertenecen a estas categorías y tienen aptitudes desviadas del orden moral.

                       *                   *                  *

   Walter E. Carena
   Twitter: @wcarena

  

2 comentarios:

  1. Creo que la homosexualidad nunca logrará ser vista como una conducta normal. Con el tiempo, va logrando ser más o menos aceptada. Pués todavía en el siglo XIX, en prácticamente todas las sociedades, a los homosexuales les ejecutaban sistemáticamente. Luego, en Europa Occidental y EE.UU., "simplemente" les encarcelaban, o bien intentaban "curar" esa conducta. Ahora, en Occidente se permite incluso el matrimonio gay, y de forma creciente, adoptar niños.

    Sin embargo, nuevamente en mi opinión, la naturaleza de fondo del matrimonio como institución. Artificial, por supuesto. No es tanto el unir a dos personas con un vínculo; sino que ese vínculo cree las condiciones para dar luz a nuevas generaciones, en un marco social estable. La homosexualidad no puede hacer eso, por tanto ya tiene este impedimiento de fondo. Además, también en mi humilde opinión, si bien esa conducta puede ser tolerada, jamás puede verse como algo normal. Más bien, aun poniendo la mejor voluntad, como algo chocante, extravagante, e incluso grotesco.

    ¿Qué va a ocurrir cuando más y más países acepten el matrimonio homosexual? Como es la tendencia actual. Qué los gays y lesbianas crearan, como en San Francisco (EE.UU.) hace unas décadas, una cultura paralela. Esperemos que ocurra sólo eso, y no cosas más graves. Qué conste que no estoy a favor de prohibir la homosexualidad, aunque sí el matrimonio gay; y desde luego, no permitiría la adopción de niños. A veces, algunas cosas no deben permitirse, aunque uno parezca antipático, o poco "moderno".

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu aporte a este humilde blog. Sería muy interesante que vos, y los demás lectores le dieran un vistazo a estos posts:
    http://unisudamericana.blogspot.com.br/2012/12/homosexuales-adoptando-bebes-en.html
    http://unisudamericana.blogspot.com.br/2013/06/sexo-controversias.html

    ResponderEliminar